Traductor

Tercer Grado

Hace algunos años trabajé para un área del gobierno del Distrito Federal, y entre los jefes había una frase que solían recordarnos en todo momento: "Sean institucionales". En donde ser institucional significaba nunca cuestionar las órdenes, así parecieran ridículas o contrarias a los principios y valores de los propios trabajadores.

Tercer grado

Había una línea y había que seguirla, de lo contrario simplemente no te volvían a re-contratar; eso sí, no se despedía a nadie, eran muy respetuosos de los contratos establecidos por muy mal trabajador que se fuera.

Este asunto de ser institucional, también tiene incluida una regla implícita: "Nunca muerdas la mano que te da de comer". Una función latente para no perder poder ni fuerza ante los posibles ataques del exterior, en este caso ataques al GDF.

¿Por qué viene a colación esta anécdota? Bueno, porque revisando las críticas sobre el caso Aristegui (sí, seguiremos toda la semana con esto hasta llegar al final de la historia) me encontré con el resumen de lo transmitido anoche en el programa "Tercer grado" en donde se sientan a discutir los periodistas Ciro Gómez Leyva, Denise Maerker, Adela Micha, Carlos Marín, Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola.

Hace tiempo que no veo "Tercer Grado" por la profunda decepción que me causa ver a periodistas que antaño se caracterizaban por su excelente trabajo, haciendo de bufones en un circo utilizando opiniones "light" para "analizar" los chismes nacionales según la línea de Televisa.

Y esto no sólo en el programa de televisión, basta con ver las dos últimas columnas que Ciro tiene en el diario Milenio para darse cuenta de los calificativos hacia la periodista Carmen Aristegui que rayan en insultos, como si tuviera algún coraje personal contra ella.

Atrás quedaron los tiempos en que el maestro Gómez Leyva tenía libertad para opinar de manera crítica, como cuando trabajaba en el noticiero de Canal 40. Por supuesto no dudo de la capacidad periodística de Ciro y sus compañeros, sé que su formación sigue ahí ¿pero es realmente necesario montar un espectáculo lamentable como el que presentaron ayer?

Lamento que Ciro critique la falta de Solidaridad de Aristegui con respecto a lo sucedido con Rodolfo Ochoa Moreno; pero lo que él tildó de "problemas laborales" es mucho más que eso, y él lo sabe.

De manera que lo único que puedo asumir es que Ciro y compañía aprendieron muy bien la lección. Aprendieron a ser institucionales y a no morder la mano que les da de comer.

Así sin más, les dejo la crítica el programa "Tercer grado" transmitido el día de ayer 9 de febrero. Aún no tengo el video, pero en cuanto lo tenga lo inserto:

Morbo. No se le puede llamar de otra forma. Los panelistas de #TercerGrado siempre han estado en un mundo no solo paralelo, sino inverosímil y palero. Y la emisión del miércoles 9 de febrero no fue la excepción.


Más que a fuerza, el panel de "análisis" estuvo compuesto por Leopoldo Gómez, Joaquín López Dóriga, Ciro Gomez Leyva, Denisse Maerker, Adela Micha, y Carlos Marín. Toda una jauría. Siendo el segundo tema de la noche, de particular interés de muchos espectadores, al ser presentado por Joaquín López-Dóriga, se denotó el desdén al mismo: Carmen Aristegui. A secas.


No era de esperarse un profundo análisis sobre la libertad de expresión, las manifestaciones de solidaridad con Carmen Aristegui, la manta-pregunta incómoda, las concesiones a MVS. Más bien, todo giró en un formato de talk show de muy baja calidad. Donde cada seudo periodista comentó su indignación contra "el rumor" esparcido y arremetieron contra la envidiable credibilidad de la comunicadora en cuestión, pero sin ella presente. Ni Laura Bozzo hubiera permitido esto.


Por orden de aparición en el escenario del teatro Guiñol, trataré de resaltar las "aportaciones" "relevantes" de algunos de los panelistas, no por preferencia, sino porque hay unas que ni vale la pena registrar:


Joaquín López-Dóriga. Para él, desde el viernes solo existen 3 hechos: el comunicado de MVS, donde se da a conocer la violación al código de ética. La conferencia de prensa de Carmen Aristegui en Casa Lamm y el comunicado del secretario particular de Felipe Calderón, Roberto Gil Zuarth; es decir, y como ha sido evidente en muchas ocasiones, en su cosmovisión las redes sociales no existen, y las calificó de manera indirecta como esparcidoras de rumores y calumnias. Con un TL como el suyo, yo también las negaría.


Ciro Gómez Leyva. El discurso de 2008, sin esfuerzo de renovarlo (consulte aquí http://www.eluniversal.com.mx/notas/474487.html) contra Aristegui: nuevamente exigió datos duros, la llamó perversa, arrogante, victima y periodista de octava. Sin duda la frase que pasará a la historia del rey tomate, será "el periodismo soy yo", al referirse a que ella no es solidaria con el gremio, corrección, su gremio.


Denisse Maerker. La única aportación fue amarrar navajas, entre Carmen Aristegui y Joaquín Vargas. Ya que de la propuesta planteada el día de hoy por la comunicadora sobre regresar:

Que MVS anuncie que retira de forma oficial el comunicado emitido junto con mi salida en el cual afirma falsamente que "transgredí, nuestro código de ética... y que promoví la difusión de rumores como noticias... Como consecuencia de ello pide que se publique otro comunicado oficial de la empresa en donde la valoración sobre mi integridad ética, que pretendieron dejar en entredicho quede resarcida.

Parece que olvidó (y, olvidaron) el comentario ulterior: sin claudicar pero, sin exigir que el otro se arrodille.


Carlos Marín. No tengo idea si el tema le había dado flojera porque ¿decir que el presunto alcoholismo de Felipe Calderón es una campaña de desprestigio maquinada por el séquito de Andrés Manuel López Obrador? Todo parece indicar que para abordar el tema de manera respetuosa y objetiva, solo Carmen. Y más aún, se voló la barda de la vergüenza al señalar que "Los Vargas" no tienen idea de lo que es el periodismo. Como dije y sostengo, solo Carmen.


Con comentaristas/analistas/periodistas así, por supuesto que extrañamos a Carmen Aristegui. La molestia que les causa hablar de ella, de la posibilidad real de que regrese a su espacio, que los califique como parte del duopolio mediático y que no tenga miedo en mezclar y exponer de una manera clara la correlación de comunicación y telecomunicaciones, les enferma tanto como ellos a nosotros.


Debieron tener la delicadeza y detalle de resumir la postura de Televisa de la siguiente manera (para ahorrarnos tiempo): Vargas culpable, Aristegui hipócrita y sufrida y Felipe Calderón inocente ¿acaso no lo vieron montando a caballo? Bravo a los panelistas por la defensa del Presidente de la República, del Periodismo, de la Ética, la inteligencia y la verdad.


Extraído de: http://sdpnoticias.com/sdp/columna/elizabeth-flores-majhadera/2011/02/10/1192564?page=1

Por cierto, como nota al pie dejo el comentario en off que se dijo accidentalmente al aire mientras se transmitía un fragmento de la entrevista a Carmen Aristegui en Casa Lamm (que nadie transmitió en vivo):

"Pero no vamos a decir apoyo ni nada. No podemos decir eso, ¿no?"

Y eso que vino de CNN...

0 Response to "Tercer Grado"

Publicar un comentario