Traductor

ABUCHEOS A PEÑA NIETO

Justo anoche, al momento en que Peña Nieto daba el grito (rápido, sin gracia ni emotividad) pude percatarme de que al fondo no se escuchaba solamente el clásico ¡Viva México! de la gente. Por el contrario, se podían percibir abucheos y gritos de ¡Fuera Peña!.



Además de los abucheos, cabe destacar el notorio acarreo, como sin fuera campaña electoral dirían en Aristegui Noticias, de gente del Estado de México con playeras rojas y propaganda a favor de Peña Nieto con leyendas del tipo "Tultitlán te apoya".

Durante muchos años, a pesar de los malos gobernantes, los robos y la corrupción, se conservaba el espíritu de las fiestas patrias. Se decoraba el Centro Histórico y la noche del 15 de septiembre se tenían que hacer operativos especiales para controlar a la enorme cantidad de gente que se abarrotaba incluso entre las calles aledañas. Con ánimo festivo acudía la gente, con sus ropajes de mil colores y sus niños sobre los hombros.

Este año, en cambio, la plancha del Zócalo no alcanzó a llenarse. Se notaba visiblemente la táctica del "acarreo" que utilizan muchos políticos para llenar sus eventos (hay el testimonio de 13 camiones llenos de gente a la que le llevaron tortas y arroz) y los muchos que fueron, a pensar por los gritos, a desquitar su coraje contra el actual Presidente. Pocos niños, muchos gritos, nada de festividad.


Los que presenciamos además el grito en cadena nacional, pudimos ser testigos de las grandes ediciones que tuvieron que hacer en la transmisión para aparentar una plaza llena, a pesar de ver cuatro o cinco veces a la misma chica de negro gritando con gran entusiasmo. Puras tomas cercanas, nada de vistas aéreas.

Ni siquiera los diarios con toda su diatriba pro gubernamental, pudieron editar las imágenes del Zócalo con los grandes vacíos de gente.

Este desértico grito, sólo nos dice una cosa. El "Nuevo PRI" tiene todas las costumbre represoras y elitistas del antiguo partido; pero sin su capacidad de controlar a la gente.

¿Qué resultará de ahora en adelante con tal inconformidad, al grado de sentir tanta apatía por la fiesta más importante para México?