Traductor

Reseña de la manifestación en MVS

El día de hoy asistí a la manifestación en apoyo a Carmen Aristegui en las oficinas de MVS.

Manifestación en MVS

El objetivo de la manifestación era muy simple: Solicitar el regreso de Carmen Aristegui al espacio de noticias de MVS Radio. No había más, pero como en todo siempre sale a relucir aquel dicho: "A río revuelto ganancia de pescadores".

Por qué digo esto, simplemente porque a la protesta se sumaron otros grupos. Originalmente quien convocó a la manifestación fue un grupo de ciudadanos que gracias al alcance de Internet pudieron hacer dicha convocatoria a través de las redes sociales.

El grupo convocante se podía identificar fácilmente gracias a las máscaras de Aristegui que llevaron bajo el lema: "La cara MásCara es la CENSURA".

Sin embargo, al llegar a las oficinas de MVS no eran los únicos, pues ya aguardaba gente el SME (Sindicato Mexicano de Electricistas) y al poco rato gente del diputado Gerardo Fernández Noroña del PT con él a la cabeza.

Tras algunas palabras al micrófono (según dicen la mayor parte del tiempo estuvieron hablando miembros del SME y jamás el grupo organizador tomó la palabra), algunas voces comenzaron a corear: "Vamos a Los Pinos".

De ahí, una parte de la marcha fue hacia Los Pinos y el resto de los integrantes se retiró.

¿Quién coreó para ir a Los Pinos? Pues la gente del SME y de Fernández Noroña, en una ruta que obviamente ya habían planeado y establecido, pues hasta tenían listo un pliego para entregar en Los Pinos.

Decía mi padre una vez: "Si te convocan a ir a un lugar, es para asistir ahí y a ningún otro lado, lo demás es sólo manipulación". Mucha razón tiene en lo dicho.

¿Cuál fue realmente la petición de Fernández Noroña al llegar a Los Pinos? No fue la reinserción de la periodista Carmen Aristegui en MVS, no fue un llamado a terminar con la censura en México y no fue tampoco para hablar de la libertad de prensa. El diputado del PT fue única y exclusivamente para hacer una cosa: Posicionarse ante los medios para sus propios fines.

El diputado fue a exigir la renuncia de Calderón, cosa que sabemos el Presidente no hará, de manera que era una petición vacía tan sólo para llevar cámaras a la escena. También aseguró que habría otra manta el próximo martes en la Cámara de Diputados, nuevamente un anunció para tener la atención de los medios. Y finalmente arremetió contra Calderón diciendo que estaba coludido con el Narco, específicamente con el grupo del Chapo Guzmán, un rumor que no se puede afirmar ni negar. Todo esto en nombre de la libertad de expresión y porque "nos quieren callar, nos quieren censurar".

Donde falla el discurso de Fernández Noroña es precisamente en el asunto de la libertad de expresión, pues él goza de este derecho en el más absoluto de los sentidos porque él tiene la protección que le da su cargo público y el fuero que posee. El diputado petista puede decir absolutamente cualquier cosa sin que lo despidan, sin que lo metan a la cárcel, sin que lo asesinen, sin que pase absolutamente nada. Por esa razón él puede (y de hecho lo hace) decir que el Presidente es un borracho, un narcotráficante y hasta un marcianito con antenas, y jamás le pasará nada de nada y seguirá cobrando su dieta de diputado sin ninguna pena.

Todos los demás simples mortales y aún quienes los siguen NO pueden darse ese lujo, porque NO tienen la protección del fuero federal. Fernández Noroña lo sabe, pero aún así no tiene ningún reparo en utilizar a toda esta gente desprotegida para hacerse notar, muy probablemente porque él también tienen alguna aspiración política en el futuro más allá de ser diputado. Mientras tanto la gente va tras de él pensando (aunque seguramente también hay quienes están a la espera de alguna oportunidad) que hacen justicia, aunque gritarle borracho al Presidente no sirva de absolutamente nada.

Eso sí, los despistados que hayan ido a Los Pinos a gritarle espurio a Calderón, tienen asegurada su ficha con fotografía en el Estado Mayor Presidencial (incluida su servidora que estuvo en primera fila tan sólo para traerles el chisme completo).

Tanto el SME como Fernández Noroña se colgaron de la imagen de Aristegui para sus propios fines políticos, incluso a pesar de que la periodista había mencionado en rueda de prensa que "no sirve de mucho a la democratización de los medios de comunicación condenar la censura por un hecho como este si al mismo tiempo se coexiste con leyes que podrían y deberían ser modificadas en beneficio de la población y no de unos cuantos."

La obligación de Gerardo Fernández Noroña es pronunciarse en el Congreso por leyes que protejan la libertad de expresión y la vida de quienes se dedican al quehacer informativo, es buscar justicia a través de La Ley. En vez de eso se para a decir en vía pública que sólo hacer que se vaya Calderón hará que vuelvan las libertades, la democracia, la justicia, la igualdad; como si esas cualidades hubieran estado garantizadas antes de la llegada de Calderón al poder.

Por esa razón hay que tener mucho cuidado de a quien se sigue durante una manifestación. Lo triste de esto, es que precisamente muchas personas no asisten a este tipo de eventos porque siempre habrá grupos que quieran jalar agua para su molino. Cuando se trata de protestas 100% ciudadanas sin grupos políticos involucrados la asistencia suele ser mínima, lo cual también es desalentador.

Hoy asistieron cerca 500 personas a esta manifestación, tal vez más; pero cuántas realmente acudieron ahí por el llamado de grupos ciudadanos, cuántos realmente estaban interesados en la libertad de expresión y el repudio de la censura.

El diputado del PT durante sus consignas hizo alusión a Egipto. Terriblemente fuera de lugar la comparación. En Egipto los ciudadanos salían en masa a exigir la renuncia de un dictador, y los activistas se valieron de las redes sociales para organizarse y mantenerse en contacto.

En México el desinterés de la gente por la vida pública es inmenso, y lejos estamos de darle el uso que se le dio en Egipto a las redes sociales. En parte porque sólo el 10% de la población tiene acceso a ellas y también porque estamos inmersos en una ideología de mediocridad en donde el ciudadano sólo aspira a terminar el día, el gobierno poco o nada le importa y el diputado lo sabe, de manera que su discurso es meramente incendiario porque en el fondo no pretende ningún cambio nacional excepto el que le permita escalar en su carrera política.

En la historia de nuestro país los cambios fundamentales no los han hecho ciudadanos promedio, quienes se dejan llevar por las circunstancias habidas. Siempre los protagonistas de la historia mexicana han sido grupos que pretenden mantener protegidos sus intereses. Nos falta mucho para crear ciudadanía real e interesada en el cambio de su nación; pero no es imposible.

Cambiar las estructuras sociales requiere de mucho esfuerzo: hay que reconstruir la educación, revalorar a la familia y formar mentes críticas que se sientan orgullosas de formar parte del avance de México y que tengan metas para este país. Y mientras esto no suceda, las protestas seguirán perdiendo poder ciudadano a costa de fines políticos.

Mi apoyo a la periodista, y un llamado de atención a la ciudadanía para que analice los motivos reales de las figuras públicas para entrar en escena.

0 Response to "Reseña de la manifestación en MVS"

Publicar un comentario