Traductor

Hidalgo el Hereje



Estamos a pocos meses del "Mes de la Patria", y para conocer un poco más a los héroes patrios hablaremos de vez en vez de la vida de alguno de ellos; empezando por el "Padre de la Patria" Don Miguel Hidalgo y Costilla (aunque según Fidel los niños mexicanos conocen más a Mickey Mouse).

El buen Hidalgo era sacerdote. En aquella época todos los sacerdotes tenían comunión con el Papa, quien a su vez le otorgaba privilegios a los reyes a cambio de que se diera apoyo en los reinos a la evangelización y el sostenimiento del culto católico.

Los reyes españoles no eran la excepción; pero cuando se aprobaron las reformas borbónicas, la Corona Española comenzó a tener mayor control sobre la Iglesia, ahora podía elegir al episcopado por ejemplo.

Acababa de pasar la Revolución Francesa y nuevas ideas se introducían en el territorio español, incluyendo a la Nueva España. Se rescataba la ideología de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Todo esto le quitaba cierto poder a la Iglesia Católica, y ciertamente perdía mucha influencia entre sus fieles y sacerdotes. Hidalgo en este contexto, era liberal y estaba a favor de las ideas "afrancesadas" que estaba surgiendo. Como él mismo diría:


"Aquellos derechos que el Dios de la naturaleza concedió a todos los hombres... son percibidos por la luz de la razón, que el mismo Ser Supremo nos ha dado, como una antorcha que nos guíe y nos ilumine".


Entre otras cosas, Hidalgo estaba en contra de la esclavitud y fue el primero en abolirla en el continente americano, el 19 de octubre de 1810. También estaba a favor de la libertad de expresión.

Hidalgo, al ser teólogo, sustentaba sus ideas en la doctrina Paulina (Carta a los Gálatas 3,28) y en otras citas bíblicas que promovían la resistencia en contra de la tiranía.

Así pues, Hidalgo estaba a favor de una resistencia siempre y cuando:


a) Se hubieran acabado todas las vías pacíficas para frenar la opresión tiránica.
b) Que la resistencia contara con la representación del pueblo oprimido.
c) Que no se provoquen mayores males que los causados por la tiranía.



Esta doctrina sostenía que el poder político provenía de Dios y que era otorgado directamente al pueblo quien elegía a sus gobernantes en un pacto; pero dicho pacto se rompía si el gobernante tiranizaba al pueblo, y por lo tanto el pueblo tenía el derecho a derrocarlo.

En este caso, los oprimidos eran los criollos (españoles nacidos en territorio novohispano) quienes no tenían los mismos derechos que los peninsulares. No accedían a puestos de gobierno y deseaban mayor autonomía de la Corona.

Es así como Hidalgo se inicia en el movimiento independentista, aunque al principio él no deseaba que la Nueva España fuera una nación independiente, sino simplemente que la Corona Española interviniera menos en los asuntos clericales y diera mayores libertades a los criollos.

Debido a su participación en el movimiento insurgente, a Hidalgo se le trató de desprestigiar continuamente. En algún momento se le intentó enjuiciar por herejía; sin embargo él era un fiel católico y realmente creía en los dogmas de la Iglesia Católica, pese a que tuvo un corto período de "vida desarreglada" (de la surgieron sus dos hijas) mismo que acabó en 1800, diez años antes del "Grito". Poco antes de tomar la Ciudad de Valladolid fue excomulgado.

Sin embargo no fueron sus ideas las que lo llevaron a la excomunión, ni siquiera el hecho de haber levantado una insurrección, sino la captura de clérigos y otros españoles. Al principio la excomunión de Hidalgo fue muy discutida, puesto que la intención al secuestrar a civiles no era dañarlos, sino evitar la oposición al movimiento independentista; pero tiempo después las personas secuestradas fueron utilizadas como rehenes y degolladas, todo ésto con el consentimiento de Hidalgo y sin juicio previo, lo que le ganó la excomunión definitiva.

Al ser capturado, Hidalgo admitió haber asesinado a los civiles apresados al dejarse llevar por el "frenesí revolucionario". Se confesó y arrepintió, hizo penitencia y se levantó su excomunión; sin embargo lo degradaron y le quitaron el fuero clerical para poder ser enjuiciado y ejecutado. Muchos de los insurgentes y simpatizantes no conocieron las acciones de Hidalgo con respecto a la captura de civiles, y los caudillos posteriores como Morelos se apartaron de este tipo de conducta.

Aún así una buena parte de la Iglesia Católica novohispana estaba a favor de la insurgencia, pues deseaban estar libres de la sujeción de la Corona.

Compartir

0 Response to "Hidalgo el Hereje"

Publicar un comentario