Traductor

PFP EN LA UNAM


PFP EN LA UNAM



Hace exactamente 13 años, un 6 de febrero, la entonces PFP (Policía Federal Preventiva) tomó las instalaciones de la UNAM que hasta el momento permanecían cerradas debido a la huelga estudiantil que había estallado el 20 de abril de 1999.


PFP EN LA UNAM


Según mi memoria, ya que justamente yo había salido de la preparatoria No. 6 "Antonio Caso" en aquel entonces, ya desde días antes se había corrido el rumor de que las autoridades tomarían las instalaciones el 6 de febrero. Incluso varios estudiantes decidieron entonces dejar los planteles para evitar ser apresados.

Ya para entonces muchos habían dejado el Movimiento Estudiantil, al considerar que la renuncia del entonces rector, Barnés de Castro, y la declaración del nuevo rector Juan Ramón de la Fuente de que no se subiría el monto de las cuotas, era más que suficiente.

Desde el inicio, había muchos jóvenes que estaban en contra de la huelga, unos definitivamente estaban a a favor de la famosa "actualización de cuotas", otros querían una educación gratuita pero creían que cerrar las instalaciones no era la mejor forma de lograrlo. Se puede decir que la comunidad estudiantil estaba dividida en un 50 y 50 a favor y en contra de irse a paro.

La causa era justa, se hicieron consultas, ganó la mayoría. Aunque eso fue definitivamente porque quienes querían irse a huelga eran más participativos, acudían a las reuniones informativas, a las asambleas, su voz se escuchaba y tomaban decisiones. Los demás pensaban que el paro duraría poco... y poco les importó.

Seis meses después de mantener las instalaciones cerradas, de ir a montones de marchas, de ser atacados en manifestaciones por petardos que quien sabe de dónde salían, se logró finalmente la renuncia de Barnés de Castro y el mantenimiento de las cuotas universitarias tal y como estaban. Para la mitad de los que estaban en el Movimiento Estudiantil eso era suficiente, era el momento de abrir las instalaciones y volver a clases.

Pero para la otra mitad, más combativa, eso no era suficiente. Ya no recuerdo a ciencia exacta cuáles eran todas las peticiones, pero para varios resultaba excesivo. Y entonces pasó lo que tenía que pasar, el Movimiento se fracturó en dos bandos: los "moderados", quienes querían terminar la huelga, y los "ultras".

Finalmente la huelga se continuó durante seis meses más, mientras una buena parte de los estudiantes se retiraba de la escena. Otros más huyeron hacia el sector privado y la situación se hacía cada vez más tensa.

Finalmente, ya con Juan Ramón de la Fuente como rector, la PFP entró y arrestó a cientos de estudiantes.

Recuerdo esa mañana, eran las 8 de la mañana cuando encendí el televisor y lo primero que vi fue a la PFP en las instalaciones de la Universidad. Era muy fuerte ver eso, policías armados dentro de la Máxima Casa de Estudios. Un escenario difícil de asimilar.

Creo sinceramente que incluso quienes anhelaban regresar a las aulas, no estaban de acuerdo con esa intromisión tan violenta. Sinceramente me parece que pocos tenían realmente la certeza de que esa era la única solución, si es que a esa invasión se le puede llamar así.

A los pocos días, todos volvimos a las instalaciones y comenzaron las tareas de reconstrucción: Reconstruir la imagen la Universidad después de un año de estar detenida, retomar los espacios de las escuelas y facultades que tenían muchos cubículos todavía de quienes habían sido activos en el Movimiento, algunos de ellos permanecieron, y para la autoridades estudiantiles era obvio que era necesario reconstruir el tiempo.

La necesidad de la nueva administración de que todo volviera a ser como antes fue muy obvia, en su afán de "borrar" el paro estudiantil y regresar a la época en que nada había sucedido, desparecieron decenas de murales que habían realizado los estudiantes, e incluso uno que se realizó durante los 70's en el auditorio Ho Chi Minh de la Facultad de Economía.

De esta época sólo queda el recuerdo impresionante de la policía invadiendo territorio universitario, quizás la alteración que alguno hizo al mural de Rectoría (arreglado después) y los sobrenombres de algunos líderes: El Gato, el Mosh...

Esa es como según recuerdo, una versión abreviada de aquel año. En aquella época había realizado una cronología día a día, con ayuda de periódicos, noticieros, entrevistas. Desafortunadamente todo se perdió en un ataque viral, las desventajas de la época tecnológica en donde ya nadie deja registro escrito de nada, defecto de juventud.

0 Response to "PFP EN LA UNAM"

Publicar un comentario